Opinión – La figura paterna en la atribución de uso de vivienda familiar

Se trata de una cuestión relevante al hablar del procedimiento habitual de un divorcio en el que hay descendencia en común. La atribución del uso de vivienda constituye un elemento fundamental en la medida en que alterará el modo de vida de los ex-cónyuges y de los menores. Siendo así, hay ciertas esferas de protección que conviene tener en cuenta a priori de tomar la decisión de a quién atribuir el uso de la vivienda.

Nuestro Ordenamiento Jurídico no deja lugar a dudas. Tajantemente el legislador expresa que no sólo el uso de la vivienda sino los elementos que en ella se encuentran y son de uso ordinario (muebles y enseres) corresponderá a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden (así lo reza el artículo 96 del Código Civil).

Cabe mencionar, que en más del 75% de los casos la custodia de los hijos se entregará a la madre, por lo que de las 105.983 sentencias de nulidad matrimonial que se dictaron en 2014, tan solo en 26.495 casos aproximadamente se dicta custodia de los hijos a favor del padre o compartida.

En mi opinión, y apreciado a priori un desequilibrio con respecto a la figura paterna en cuanto a custodia de los hijos y, consecuentemente, uso de la vivienda familiar, el mencionado artículo se presenta absolutamente intransigente y rígido en cuanto que atribuye per se el uso de la vivienda al cónyuge que se quede con la custodia. Esto genera que en muchos casos veamos una auténtica batalla entre las partes por la custodia de los hijos. No solo por razones obvias, sino porque llevará en todo caso aparejada el uso exclusivo de la vivienda familiar.

En esta línea, recientemente el Tribunal Supremo ha razonado en contra de la doctrina establecida, brindando la razón a un padre que solicitó el uso compartido de la vivienda y reconociendo el alto tribunal esta petición bajo el razonamiento de proteger el derecho del co-titular de la vivienda. En esta sentencia, el TS otorga a la madre un plazo de un año para buscar otra vivienda.

En la misma línea se ha pronunciado el TS en la STS 465/2015, de 9 de septiembre donde se permite al padre hacer un uso compartido de la vivienda durante un periodo de 3 años por considerarle como interés más digno de protección. Igualmente válida encontramos la solución aportada por el Alto Tribunal ante un caso de custodia compartida el someter la vivienda habitual a liquidación en la medida en que ya no existirá una vivienda familiar sino dos, por lo que la vivienda familiar pasa a ser un bien liquidable desapareciendo la adscripción de alguno de los cónyuges a la vivienda familiar. (STS 658/2015, de 17 de noviembre de 2015).

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookShare on Google+

Comentarios

Una respuesta a “Opinión – La figura paterna en la atribución de uso de vivienda familiar”

  1. Hosting dice:

    El codigo napoleonico acentuaba el aspecto voluntario de la filiacion, el reconocimiento del hijo era un derecho discrecional del padre independientemente de todo consentimiento de la madre y de ningun control sobre su veracidad. En un momento en que la figura de la madre y la maternidad tomaban jerarquia aparecia la idea de que el padre debia separar a la madre de su hijo para permitir su independencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *